Entrevista a NEREA COLL

“Para mí la música debería sonar por la vida como si fuera una banda sonora.”

Tenía ganas de conocerla. Muchas. Hacía tiempo que seguía su trabajo, un trabajo indeleble en el tiempo, que siempre permanecerá en él, congelado en forma de bellas e insólitas imágenes. Así es su creadora, intensa y magnética.

Si pienso en ella me vienen diversas sensaciones. Nerea Coll es enérgica, resuelta, vivaz, una chica activa, un “culinquieto” y una mujer pasional. Creo que su trabajo habla por sí mismo, y cuando nos da detalles sobre él, comprenderéis por qué me vienen a la mente y sentidos todas esas denominaciones.

Es un lujo tenerla entre nuestras páginas, compartir un tiempo y unas conversaciones que incitan a conocerle más. Experimentar la música a través de sus ojos, desde una perspectiva totalmente distinta de lo que estamos acostumbrados a sentir, porque la música, los conciertos y las sensaciones que se producen en un momento determinado se esfuman, pero ella hace que permanezca para siempre.

Con todos ustedes, tenemos el placer de presentar en Kontagiarte a Nerea Coll, “la fotógrafa de los festivales”, la chica de los cabellos rizados que con cámara en mano, buscará siempre el momento perfecto, en el lugar perfecto, con la luz sublime.

Y atentos, porque no nos dejará indiferentes. Conoceremos más su arte y su trabajo, incluyendo otras disciplinas y áreas la fotografía, además de algunas curiosidades y consejos que todos debiéramos anotar.

¡Bienvenida al mundo de los elefantes Nerea Coll!

Para quién no te conozca, ¿quién es Nerea Coll y a qué se dedica?

“Ante todo es una mujer apasionada por lo que hace y por lo que le gusta, que se desvive por su trabajo. Eso es lo que me define, la pasión y la intensidad con la que vivo. Como siempre trabajé para mí, soy exigente y comprometida con mi trabajo. Soy una mujer bastante independiente, disfruto con el orden y la disciplina, tanto como el relax y la desconexión.”

¿Vives de igual forma un festival de música indie que de rock, o hay un género musical con el que te sientas más cómoda?

“La verdad es que, aunque tengo mis preferencias, lo que me hace disfrutar de un concierto es lo que el público vive en él, obviamente ayuda si coincide con mi gusto musical, pero reafirmo que si ellos lo disfrutan, yo también.”

Es algo así como ir buscando emociones ¿no?

“¡Exacto! Se parte desde ahí. La verdad es que estoy más en otra sintonía, estoy en la parte sensitiva, de
la gente, el público…

Obviamente, gracias sobretodo a la experiencia y a la cantidad de veces que ves el concierto de un artista a lo largo de la gira, sabes qué momentos te van a facilitar esa captura, pero simplemente son caminos y atajos para llegar a mi verdadero objetivo, atrapar sensaciones.”

Mientras el público está disfrutando, tú estas buscando la foto perfecta y trabajando…¿Cómo se lleva eso?

“Al principio, yo comencé a trabajar en este tipo de reportajes de festivales, cubriendo únicamente la parte de “esencia”, es decir, buscando todo lo define un festival. No es igual un Viñarock que un festival de Les Arts, evidentemente, y esa parte del público se descubre en ubicaciones, en la temperatura, en los colores, en qué marcas determinadas están, en un estilo… Al principio tenía todo el tiempo del mundo para poder hacer este tipo de reportajes.

La verdad es que ahora, me encargo en general de prácticamente todo lo que implica fotografía de un festival. Pero con el tiempo y el bagaje que te aporta hacer 13 festivales grandes al año he conseguido organizarme para llegar a todo.

Además diré que no soy una chica “fiestera”,  soy más bien la que prefiere ver un concierto acústico de cerquita, por lo que no me da “morriña”, de hecho es al contrario, no concibo un evento así sin llevar mi cámara.”

¿Qué momentos especiales fotografías en un festival?

“Hay momentos a lo largo del día que yo destaco, por ejemplo, con los cabeza de cartel o los atardeceres… estos son momentos super clímax. En general también, un público adolescente está mucho más entregado que un público más maduro. Se describe otro tipo de sensación, que igualmente es genial.

También otro momento que es especial, cuando la gente cambia de ubicación tras haberse acabado un concierto bastante importante y la gente va corriendo a otro, ese paseo que hay entre un escenario a otro es un regalo, además la luz cambia y genera atmósferas mágicas.

Y por supuesto estar escuchando la primera, segunda o tercera canción y que la luz del concierto les esté iluminando. Ahí se crea un ambiente muy distinto, muy bonito. Es tener la paciencia, mantener la respiración y buscar en el momento a la persona que lo esté dando todo, que la luz y que las conexiones se den
ideales para poder tomar la fotografía.”

Te hemos visto muchas veces por localizaciones super recónditas, ¿te gusta siempre innovar en tus fotografías?

“Es que si no, ¡yo me aburro! (risas). Y si yo me aburro y hago exactamente lo mismo que el año pasado, no me siento bien, necesito evolucionar. Cada día y momento es único y diferente y me siento muy comprometida con esa búsqueda, y con el esfuerzo de encontrarlo para compartirlo.

Por ejemplo, un año en el Festival de Les Arts estuve todo ese primer día pensando “cómo poder tomar una foto que se viera todo el recinto”. Se trataba del Concierto de Izal con fuegos artificiales, y yo sin perspectiva para poder captarlo como toca.

Después de un par de paseos di con ese lugar, gracias a dirección y al equipo de seguridad pude acceder a un rincón elevado para poder captar en una sola imagen el momento más clímax de todo el festival.”

¿Qué es lo que más te gusta fotografía aparte de la música?

“Pues tengo la suerte de que fotografío lo que me gusta, no sería del todo sincera conmigo misma si realizara otros trabajos que no me provocaran, no podría dar el 100% de mi. En mi web está muy bien explicado y divido, después de varios años di con la manera de clasificar mi trabajo.

Por un lado está la E1 EMOCIÓN, aquí entran todas las artes en cualquier de sus formas. En la actualidad festivales de música como predominante, pero realmente recoge las colaboraciones audiovisuales en creaciones e investigaciones escénicas.

Por otro lado E2 ESENCIA, en este apartado recojo la publicidad y los proyectos donde la identidad o el producto son la prioridad.

Y por último E3 ENCUENTROS que es mi faceta viajera, ya que pienso que viajar recicla mi mirada y mi creatividad, me aporta el des creatividad, me aporta el descanso necesario para continuar.”

Y volviendo a la respuesta de tu pregunta, tengo la suerte de fotografiar lo que me gusta.

¿Hay alguna Música que te inspire a la hora de realizar tu trabajo?

“Sí, tiene que ser música no intensa, normalmente debe que ser una música que sirva de acompañamiento, música tranquila, no tiene que ser un estilo en sí, es más lo que provoca la música.

Música de acompañamiento vamos a decirle, que no me cree un estado distinto, sino que acompañe un momento tranquilo de poder jugar con un color, poder probar un efecto nuevo… Si es música muy rápida o motivada, al final me conecto yo con ese ritmo y voy demasiado rápido trabajando entonces no lo hago como quiero.

Para bailar, conducir… es otra cosa, pero para trabajar ya te digo, tienen que ser ritmos lentos y tipo melódicos, hasta un cantautor, música clásica…algo tranquilo.”

Sé que tendrás muchos, porque como hemos comprobado siempre vas bien cargada, pero ¿tienes algún objetivo favorito para captar tus momentos?

“¡Sí! Tengo dos, uno es el 24-70 2.8, el nuevo porque es un objetivo que tiene un zoom y es variable y que te da para tener cierta cercanía, pero mi objetivo favorito es 35mm f/1.4, me ayuda a focalizar la mirada del espectador.”

Qué significa la música, para ti.

“La música… Pues mira yo siempre tuve un sueño, y la trato como tal, y es que para mí la música debería sonar por la vida como si fuera una banda sonora.

La música intensifica cualquier cosa, buena o mala. Aparte de provocar, realmente la música lo que hace es buscar tu recuerdo, o tu vivencia y por eso conectas con ella, porque te recuerda a un amigo, a un momento o viaje… lo que sea, una vivencia personal.

Creo que todos seríamos mucho más sensibles y mucho más sensitivos, si así fuera.

Por eso me gusta vivirla, compartirla, fotografiarla, escucharla… incluso yo a nivel personal y como hobby, toco dos instrumentos: la guitarra y el piano. Mi padre es guitarrista de toda la vida, y yo me he criado en un estudio de música. Por lo tanto, aunque nunca me llamó para hacerlo a nivel profesional, sí en mi casa tengo instrumentos todo el tiempo y los cojo para tocar. Y grabo con mis amigos, escucho a mi padre, mis tíos son músicos…”

He vivido en un entorno musical que también la trataron como se debe y es el motor de su vida. Entonces quizá por eso mi conexión. Es un método más para mi.”

¿Después de los festivales tienes algún proyecto diferente, o proyecto personal?

“Por el momento sigo dentro de ese entorno, este año se estrenó mi exposición “Pálpitos”, patrocinada por Alhambra. El objetivo era acercar las sensaciones que se viven en un festival desde esa exposición, pues te acompañaba en el recorrido una banda sonora; ya sabes por qué :)

Continúo colaborando con PayaSOS hospital, que es una Asociación de Payasos, está subvencionada por el Estado y por lo tanto ahora mismo están en un momento un poco, por decirlo de alguna manera, más complicado.

“Me parece precioso que utilicen las artes para provocar que los niños tengan una vivencia más llevadera dentro de los hospitales.”

La mayoría de “clowns” o los directores de la asociación son amigos míos, y me parece precioso que utilicen las artes para provocar que los niños tengan una vivencia más llevadera dentro de los hospitales. Hablamos de niños con enfermedades terminales y muy complicadas, entonces lo que estoy haciendo durante todo el año estoy yendo una vez al mes, a distintos hospitales de la Comunidad Valenciana de manera desinteresada, es una colaboración que quiero hacer, porque quiero que se les vea y fotografío dentro de los hospitales.

Es una experiencia súper particular y nadie tiene acceso, fotografiar a un niño que está con una cicatriz o a nivel físico con malformaciones… Es un tema complicado de llevar pero para mí cobra todo el sentido cuando ves a un niño que se relaja, ves que se acerca, que quiere tocar… Creo todo afecta para positivo, el hecho de
que los vean y los traten.

Creo que haré algo, algún tipo de expo o algo para que la gente conozca el trabajo que lleva esta gente. Yo he salido afectada esos días, he salido con la lagrimita porque he visto cosas súper fuertes y hablamos de la esencia de vivir, ¿no? De que es un niño, que no está contaminado por nada, es un ser muy inocente.”

 

Os animamos a que no le perdáis la pista y conocer de cerca a Nerea Coll, sin duda una de las mujeres más magnéticas gracias a su actitud y a través de sus objetivos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.