Entradas

Así vivimos Viñarock 2017.

¡La cuenta atrás ya ha comenzado!

En menos de 15 días dará pistoletazo de salida el primer y gran Festival de la temporada. Sin duda, el VIÑAROCK es para muchos el comienzo de algo, llamémosle etapa, llena de vida, ilusión, amigos y sobre todo buena música. 

A falta de horarios y poco más, ya está el Cartel de esta XXIII Edición la cual, esperamos con ganas.

También os dejamos las facilidades que a día de hoy (ya me hubiese gustado a mí vivirlo en mis años mozos) nos ofrece el festival, como “promo” de bebida si las pillas con anticipación, “glamping” para que duermas como un león, y promociones de Tokens que si te haces con ellos antes que dé comienzo el festival, te dan algunos por la patilla.

Pero bueno, detallicos a parte, queremos contaros de primera mano cómo vivimos la anterior edición, Viñarock 2017, sin duda fue de las más duras que hemos vivido por la climatología. Fuimos testigo también del exceso de registros por parte de la Guardia Civil, que sin embargo, poco se preocupó para que no hubiese robos en las tiendas, o dentro del propio festival, incluso a nuestra amiga más cercana le cortaron la mochila y “perdiendo” todas sus preciadas pertenencias.

“Los festivales son para desconectar y disfrutar de la música con los amigxs.

Esto fue lo amargo de la anterior edición, lo cual esperamos esta sea, un poco más tranquila en ese aspecto. Siempre os aconsejamos ir con lo imprescindible, una riñonera bien sujeta al cuerpo, y poca cosa más. En ella guardad todo lo de valor, cartera y documentos, y móvil tampoco es necesario. Yo nunca me llevé el mío, siempre pillaba uno chiquitín de llamadas y me sobraba. Los festivales son para desconectar y disfrutar con la música y amigos, y no hace falta estar en esos días “enganchado” a la actualidad, que bastante tenemos a diario ya…

Sin más, aquí os dejamos todo lo vivido en el Viña 2017, deseamos que os guste y esperamos Kontagiaros de esas sensaciones tan bonitas que vivimos, incluso subidas al escenario ;)

Fotografía VIÑAROCK2017 by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Crónica Viñarock 2017: “Unas veces dulce y otras, agridulce”

-8 de Mayo de 2017-

Llevo unos días dándole vueltas al titular de este artículo… Creo que me he aproximado a la sensación que me traigo y no solo por mí, si no por toda la cantidad de viñarockeros y viñarockeras que tuvieron sus momento dulces y momentos amargos durante el festival, además de por el tiempo, que ya de por sí fue bastante crudo (LLUVIA-LLUVIA-rayito de Sol-LUVIA-LLUVIA…) Si no por diversos motivos que os iremos contando del festival.

¡Un Viñarock pasado por agua!  iba ser el anterior titular, pero el tiempo me ha reposado toda mi vivencia que os voy a  contar.

Los pasados 27, 28, 29 y 30 tuvo lugar en Villarrobledo (Albacete) la XXII edición del festival ViñaRock, y un año más Kontagiarte no podía perdérselo, vivimos en primera persona todo lo que aconteció en el Festival.

Los datos oficiales recogidos nos dicen que asistieron 200.000 viñarockeros, a lo largo de toda la jornada del Festival. 6000 personas viajaron en los autobuses oficiales, 800 personas alquilaron la opción “Glamping”. El impacto económico en Villarrobledo ha sido de 17 millones de euros y este año se ha caracterizado por el “compromiso al reciclaje”. La valoración en general por parte de la organización y organismos oficiales ha sido de “positiva y complicada”, tanto por las inclemencias del tiempo (llovió sin mesura los 3 días que duró el festival) como por los excesivos y exagerados controles de la Guardia Civil, siendo ésta duramente criticada por los presentes,  a pesar de “valorar y ser conscientes de la importancia de la seguridad ciudadana”, se han excedido en los controles. “Este es un festival muy Pacífico” dijeron desde la organización y los organismos oficiales en la rueda de prensa del último día de festival. De hecho, a nosotras el primer día, recién llegadas, cámaras en mano y de camino a los conciertos nos cachearon hasta las pestañas… Me vino la canción esa de Los Delincuentes que dice “No llevamos ná…” pues eso mismo. En mi opinión, sí que creo que es necesaria la seguridad en un súper festival como Viñarock, pero también pienso que “unas veces tanto y otras TAN POCO”, ya que hemos sido testigo de los numerosos robos, tiendas rotas, saqueadas y rajadas (sí sí, a punta de navaja), robo de mochilas en los propios conciertos y en el camping con TODA la ropa para esos días, tiendas levantadas….etc, etc… que se han ido sucediendo por el festival. De hecho un amigo nuestro vio cómo se les ocurría entrar a una tienda, y conocimos a chicos que también. A nuestra pobre amiga Sandra le cortaron la mochila también dentro del propio recinto…perdió su apreciado móvil…  En fin, que… ¿seguridad? Según se mire.

¡Bueno! Voy a contaros lo bonico y genial del Viña, ¿os parece? Esto ha sido una crítica constructiva, además me limito a hechos que han sucedido allí, y los hemos contrastado, con el trabajo de campo que hemos hecho. Pues ahora comienza nuestra aventura:

Cogimos un tren destino “Villarockbledo” y en él ya se hacía patente y latente el sentimiento Viña: tiendas de campaña, neveras, botas de montaña, rastas, sillas Quechua, y un sin fin de equipamientos más. Jóvenes y no tan jóvenes con ganas de llegar, montar y disfrutar de los conciertos del primer día. Siendo conscientes de la que iba a caer (todavía no sabíamos cuando la señora lluvia iba a hacer su aparición) teníamos que aprovechar las horas “de sol” y así que recién llegadas, dejamos nuestro equipaje, y nos preparamos para adentrarnos en el Festival.

Pulseras puestas, y acreditación cogida, nos dispusimos a ver al grupo que, para nosotras, fue el más característico de esa noche. Hablo  de “Sonido Vegetal” que siendo la primera vez que los veía en directo, no me defraudó en absoluto, y de hecho motivó el sentimiento viñarockero a todo los presentes! Nos dejó con la miel en los labios, una primera toma de contacto con todo lo que viviríamos esos días y que “deseandico” estaba de que fuese viernes tarde ya.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

El viernes hicimos una selección de conciertos, ya que era imposible verlos a todos, me limité a no perderme los que tenía apuntados además de descubrir algunos que me sorprendieron gratamente!

Uno de ellos fue Ganjahr Family. ¡Me encantaron! No los conocía y flipé. Qué ritmo, qué buenas vibras y qué mejor que reggae para acompañarnos en lo que iba a ser un gran y precioso día.

Otro de nuestros imprescindibles fueron BOIKOT, que por más que pasen los años son uno de nuestros “fijos” para no perdernos su concierto. Justo esa mañana presentaron en Villarrobledo su corto “Jarama” que se llevó a cabo dentro de la programación del festival.

Ese mismo tema abrió su esperado directo además de mostrarnos su nuevo espectáculo audiovisual para sus conciertos. Hay canciones que siguen estando “vivas” y actuales por mucho que los años pasen, entre ellas destaco “Inés” “Sin tiempo para respirar” “Naita na” o su incombustible “Korsakov”.

Sigue poniéndonos los vellos de punta su “Bajo el suelo” que sonó por todo el Festival al unísono, coreada, cantada y bailada por todos los presentes.

El siguiente grupo que no nos perdimos y que teníamos mil ganas de ver en directo, además, por lo que suponía, ya que sería su despedida de los escenarios, posiblemente la última vez que los veríamos juntos en concierto.

Ellos eran Canteca de Macao, que actuaron en el escenario principal interpretando “Acuerdaté” , “No llores”, el pegadizo “Nunca es tarde”, y no podían faltar  “Así es la vida” y “Pa’l Sur”, con ésta última vimos un público especialmente emocionado.

 “Alternativa libertaria” también se cantó y coreó por todos los presentes y sin lugar a dudas, será uno de los grupo que más de menos echemos en las próximas ediciones.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Salimos corriendo al Escenario Villarrobledo a ver el regreso de Mago de Oz, y es que, a pesar de que sus miembros se han cambiado, el público estaba deseoso de verles actuar, y pudimos comprobar que no cabía ni un alfiler entre los presentes!

Sin duda hubiera sido mejor colocarlos en otro escenario mayor, y con grandes dimensiones ya que hubo muchos asistentes que no pudieron verles ya que estaba completamente colapsado ese recinto.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Tras una jornada frenética nos fuimos a reponer fuerzas para un Sábado que prometía.

Uno de nuestros favoritos y que agradecemos inmenso verlo en los Festivales, ya que es un buen amigo que hemos visto crecer desde sus inicios, tocando por salitas y locales de todo el país, es El Kanka. Acompañado por sus inconfundibles El Manin y Alvarito Ruíz, les acompañó también en esta ocasión su banda al completo y es que, no era ocasión para menos.

Fotografía by Kontagiarte (Eva MG)

Un año más El Kanka volvía sobre el mismo escenario, el Escenario Negrita. Algunos de sus temas fueron para esa tarde lluviosa “Me alegra la vista” “Pudo Pasar”, “Refunk” entre otros. Aunque cayese el diluvio universal (más tarde ellos mismos me confirmaron que lo vivieron también literalmente “empapados”) el público estaba feliz, mojado por la lluvia y cada vez que se vislumbraba entre las nubes un rayico de Sol, al ambiente era de esperanza  y alegría al ritmo de buena música.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

No faltaron “Lo mal que estoy y lo poco que me quejo” y su himno “Qué bello es vivir“, una oda a la alegría ;)

Sin duda, El Kanka y su equipo se han convertido en parte de el “alma” de los Festivales mestizos y con buen ritmo.

El Kanka retrato by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

También nos encantó anteriormente el concierto de Lágrimas de Sangre, al cual teníamos muchas ganas de ver actuar en directo por primera vez.

Llegaba el domingo tras un sábado acuoso, nosotras ya estábamos deseando comenzar la jornada con uno de los grupos revelación, Mafalda. Marcos y toda su banda irrumpieron el Escenario Villarrobledo con muchísima garra y a pesar de ser el comienzo de la tarde, acabó lleno hasta los topes. 

“Agua negra” “La llorona” o “En guerra” fueron las canciones más coreadas entre los presentes además, no desaprovecharon la oportunidad de hacer una reivindicación social desde el escenario, además de criticar el puesto de merchan del propio festival. “Atrevidos” pensé yo, pero seguro les ha servido para llamar aún más la atención de todos, por este gran descaro.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

 

Otra de las grandes citas del domingo fue Amaparanoia, que volvían a los escenarios siendo uno de los “fijos” de nuestra selección musical. Tras una temporada con Amparo Sánchez, el grupo de reunía para festejar los XX años de “El poder de Machín” (1997).

Temas como “Welcome to Tijuana” o “La Fiesta” resonaban por todo el Viñarock, además de ser bailados por todos los asistentes, y es que con Amparanoia los pies danzan solos.

Pero sin duda, “el Jefe” al que queríamos ver, lloviese, tronase o cayese el Diluvio Universal, ese era KASE.O! Que además estrenaba disco y “El Círculo” por todo lo alto. Aquí tenéis nuestra entrevista por si queréis conocerle en primera persona un poquito más ;)

Bueno sigamos, quizá la selección de escenario fue demasiado pequeño, una bestia como KASEO y más, tras su regreso a los escenarios, debe estar en un estadios o algo así. Ironías a parte, sí que vimos como mucho público se quedó sin poder verle ya que estaba todo llenísimo y muy sobresaturado. Pero a pesar de los empujones, mereció la pena verlo en primera línea y disfrutar como nunca de El Círculo.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

“Esto no Para”, “Guapo Tarde” “Mazas y Catapultas” fueron los temas más esperados y también coreados. Javier Ibarra se enfrentó como un Javato a los leones que estaban ansiosos por devorarle, probarle y rugirle al tempo con sus canciones. Un Círculo que sin duda dará mucho de qué hablar.

Tras el Boss, fuimos a ver a ASPENCAT bajo la lluvia. A pesar de esta inclemencia de el tiempo, el público se sabía al dedillo todos sus temas y todos nos dimos un buen chaparrón de “Valencià”. Sin duda es un grupo que tiene una garra y un enganche tremendo.

Fotografía by Kontagiarte (Eva MG)

Sin duda, uno de los “hits” fue “Quan caminàvem”, y es que, sin duda, han hecho de esa canción todo un himno, incluso para aquellos que no entendemos el valenciano. Esos ritmos, esos matices, todos coreados a uno bajo la lluvia fue uno de los momentos más especiales del Viña 2017.

ASPENCAT by Kontagiarte

Tras ellos, teníamos un último concierto para despedir Viñarock 2017…  Todavía nos quedaban fuerzas para vivir, con todos nuestros sentidos a punto y nuestros objetivos a FYAHBWOY. Sin duda, fue de las experiencias más bonitas de nuestra trayectoria y es que, terminamos el ViñaRock subidas desde el escenario, fotografiando al otro lado uno de los platos fuertes de la última jornada. 

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

¡No cabía ni un alfiler! Y es que FYAH es mucho FYAH… Acompañado con su banda, pero él solo hacía pequeño el escenario. 

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Finalizamos VIÑAROCK 2017 con uno de los sabores más especiales que hay, el dulce.

A pesar de los contratiempos meteorológicos, el frío, la lluvia, el solapamiento a veces de conciertos y de cabezas de cartel que nos llevaba loca para poder llegar a todos a tiempo… tenemos una sensación muy especial de este viña. Más cercano, más intenso, y siendo una gran piña.

En esta edición, como os comentábamos al comienzo, han asistido más de 200.000 personas. Un impacto económico de más de 15 millones de euros y 1.400 puestos de trabajo para Villarrobledo. Un total de 141 bandas han actuado en el Festival. Diez escenarios a lo largo de todo el festival… Todo esto es lo que dicen los datos oficiales, que además podemos corroborarlo ya que era tangible el despliegue de medios que disponía este año el festival. En determinados conciertos bien es cierto que ni un alfiler podía caber entre el público, dícese en el concierto de Mago de OZ, KASEO (presentaba nuevo disco), con grupos míticos como Boikot, o a pesar de la tremenda lluvia la fiesta ni el público paró con La Pegatina, ni El Kanka.

Algo que ya resaltamos en nuestra Crónica del Viñarock 2016 y que nos volvemos a reiterar: “Cuatro días de convivencia entre hippies, punkis, rockeros, indies y personas sin etiquetas, que es lo que podría decirse del Festival. Un abanico de artistas y grupos bien diferentes entre sí, al igual que su música: de autor, rock, hip-hop (algunos con toques de electrónica), funky, mestiza, reggae… pero esto, esta convivencia y “mistura” brutal de estilos, géneros y personas es la riqueza del Viñarock.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

¡Te esperamos con ganas ViñaRock 2018!

[Crónica de Festivales Internacionales] Sziget 2017, Budapest (Hungría)

Este año se ha celebrado el 25 aniversario del Sziget, uno de los mayores festivales de música de Europa. Está situado en Budapest, más concretamente en la Isla Óbula, aunque muchos la conocen como Island of Freedom. Durante toda una semana alrededor de 452.000 personas de más de 100 nacionalidades distintas han convivido en la isla para disfrutar de las diferentes actuaciones de música, baile, magia, acrobacias… que el festival ofrece.

La primera jornada del festival contó, en el escenario principal de Dan Panaitescu Main Stage, entre otros grupos con actuaciones como la de Dubioza Kolektiv, Billy Talent y el cierre multitudinario con la actuación de P!nk que dejó a todos asombrados con sus acrobacias mientras sobrevolaba al público. La carpa del A38 también contó con grandes actuaciones como la de The Vaccines, al igual que el resto de escenarios  que iban a acoger cada día a numerosos grupos.

El jueves 10 de agosto era el turno de actuaciones como la de Tom Odell, Biffy Clyro y Wiz Khalifa que cerraba la noche llenando por completo el escenario más grande del festival. Pero no solo el Main Stage estaba completo, durante todo el día miles de sziudadanos se mueven de escenario en escenario para no perderse ninguno de sus grupos favoritos. La carpa A38 estaba llena prácticamente a todas las horas del día y recibía grupos como Danny Brown, Punnany Massif, Dj Shadow

Durante todo el día podías disfrutar de diferentes actividades que el festival ofrece, monólogo, actuaciones de magia, de acrobacia, conferencias, sesiones de cine… Además de todas las actividades deportivas y creativas, como el diseño propio de camisetas gracias a la colaboración HyM con el Sziget.

Desde primeras horas de la mañana del viernes pudimos notar como llegaban aún más y más sziudadanos al festival para no perderse uno solo de los conciertos del fin de semana. Esa misma tarde empezaba a las 16 horas con la actuación de Mando Diao en el Main Stage, seguida de los enérgicos Rudimental Live que nos hicieron bailar y disfrutar de un gran concierto. Seguidamente era el turno de relajarse y disfrutar de Pj Harvey.

Para cerrar la noche, un grupo que encanta en Budapest y que ya son veteranos en el Sziget Festival, Kasabian. La carpa Telekom Electronic Beast Arenal estuvo muy concurrida durante toda la jornada del viernes noche, uno de sus puntos cumbre fue con la espectacular actuación de las hermanas Nervo.

El sábado era uno de los días más esperados del festival, desde primeras horas de la mañana los sziudadanos comenzaban a agruparse en el escenario principal del Main Stage para guardarse sitio en las primeras filas y no perderse ni un solo detalle de lo que deparaba la tarde. Los conciertos comenzaron a las 16 horas con Halot Penz un grupo de hip hop y rap que arrasaba el escenario a pesar de las altas temperaturas. Seguidamente era el turno de Iggy Azalea, que se incorporó al cartel  junto a Galantis sustituyendo a Rita Ora y Clean Bandit que cancelaron sus actuaciones días antes de que el festival comenzara.

La última actuación de la noche y probablemente la más esperada del festival era la de Macklemore & Ryan Lewis que dieron un concierto inolvidable rodeados de todos sus bailarines, con temas como Can´t Hold Us donde Ben Haggerty se lanzaba al escenario para cantar la canción entre todos sus seguidores. Y con canciones como And We Dance con la que revolucionó por completo a todo el festival con su peluca rubia y su capa de purpurina. Para nosotras sin duda fue la mejor actuación de todo el festival.

El domingo muchos sziudadanos ponían fin al festival, pero no sin antes poder disfrutar de conciertos como el de White Lies, algo lineales y monótonos, seguidos de Hurts, y para cerrar la quinta jornada del festival el conciertazo de The Chainsmokers, donde un mar de sziudadanos llenaban el escenario del Main Stage mientras pinchaban y cantaban cada uno de sus temas como el de Closer o Somethig Just Like This, un fin de media noche fantástico. Uno de los directos que más nos sorprendió y nos gustó del festival.

 

La carpa A38 también contó con gran expectación como el concierto de The Pretty Reckless y en la carpa de electrónica Telekom Electronic Beast Arenal los habitantes de la isla de la libertad estaban esperando ansiosos la actuación de Steve Aoki. Muchos de los Sziudadanos con los míticos carteles de “Cake Face” para ver quién era el afortunado que recibía uno de sus famosos tartazos.

El lunes actuaba uno de los grupos que más ganas teníamos de ver en el Sziget era el directo de Major Lazer, aunque para nosotras fue una gran decepción, a nuestro parecer un directo muy flojo, en el cual los componentes del grupo parecían estar agotados, y donde no pudimos percibir la energía que desprenden sus videoclips, además esperábamos algo más que las típicas mezclas comerciales como la de “La Gasolina”.

El martes 15 de agosto el festival llegaba a su fin, el cansancio podía comenzar a percibirse en los rostros de muchos de los sziudadanos que llevaban más de una semana acampados en la isla. El cansancio no fue freno para darlo todo en esta última jornada, disfrutando de grupos como Alt-J, Birdy… A las 19 de la tarde tuvo lugar la esperada  fiesta de la pintura que estaba programada para el fin de semana pero tuvo que suspenderse por el mal tiempo.  Para finalizar, a las 21:30 tuvo lugar el cierre del escenario principal con el show de Dimitri Vegas & Like Mike entre fuego, humo, confeti y fuegos artificiales.

Pronto os traeremos más información sobre el Sziget y  una guía de consejos y recomendaciones que esperamos les sean útiles a los futuros sziudadanos!

 

  • Todas las fotografías han sido realizadas by Kontagiarte© (Eva MG) 

[Crónica de Festivales] El Festival de los Sentidos, mejora como el “buen vino” y se afianza

Sin lugar a dudas, la X edición del Festival de los Sentidos 2017 ha superado con expectativas a las anteriores. Para nosotras ha sido una de las mejores ediciones del Festival, mejorando en creces a las pasadas.

La apuesta musical y gastronómica ha sido más detallada y especial esta vez, quizás sea por el décimo aniversario, o quizás porque Sentidos está apostando pasito a pasito por calidad en un evento que se ha colado en el panorama musical nacional siendo festival de referencia para muchos. Han estado presentes muchos más medios de comunicación, más personas de diversas ciudades y provincias (Madrid, Valencia, Albacete, Ciudad Real…) y la oferta gastronómica ha sido mucho mayor con respecto a otros años.

Tras su finalización, en base a las expectativas formuladas previamente, Sentidos 2017 ha sabido estar a la altura, siendo como he citado anteriormente una edición más especial e importante, 11.000 personas han pasado por el FDLS este año y han sido 700.000 euros de impacto económico generado por este evento.

Música, gastronomía y catas hicieron del Festival un ambiente distendido y especial, siento latente en todos los presentes. También me llamó la atención, la variedad de edades y generaciones existentes en él, jóvenes de veitantantos hasta la cuarentena, niños, familias al completo, mayores disfrutando como los que más de la música…

Hablemos un poquito de la música, y es que para mí, hubo un grupo estrella que me sorprendió gratamente, que ahora después citaré.

El primer día estuvo marcado por las actuaciones de Siloé, Viva Suecia y Shinova. Llegamos justo a tiempo para vivir el concierto en primera persona de Viva Suecia. Cabe decir que tenía muchísimas ganas de no perdérmelos y sinceramente mi elección fue totalmente acertada. Dieron un concierto espectacular, intenso divertido, siendo altamente enérgicos, y se metieron al público en el bolsillo. A pesar de ser un grupo emergente (aun que cada vez están más afianzados) y pudiendo ser desconocidos para muchos, generaron en el escenario de los Sentidos una gran actitud y emoción entre el público y los presentes.  Además, como colofón final, el cantante bajó del escenario terminando su canción cantando a pie de pista y bailando junto al público. Nos volvimos locos. Éxtasis total.

Viva Suecia en el Festival de los Sentidos 2017. Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Viva Suecia en el Festival de los Sentidos 2017. Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Seguidamente fue el turno de Iván Ferreiro, presentaba “CASA” en una de “sus casas” y es que el gallego había mostrado su arte en ediciones pasadas del Festival de los Sentidos.

Interpretó clásicos de siempre con muchos nuevos temas del reciente disco. A mi parecer, y viniendo con la energía de Viva Suecia fue un concierto un poco insípido, canciones, temas muy lineales, quizás para un evento de estas características hubiéramos puesto un poco más de energía o actitud positiva… estas fueron mis sensaciones.

The Niftys, fueron una de las revelaciones de este año, y es que los albaceteños lo dieron todo en los apenas 30 minutos que tenían de actuación. Pusieron toda su carne en el asador y a pesar de estar tocando en el escenario secundario lo llenaron de público. “Doom and Gloom”, “My day”,  fueron algunos de sus temas que pusieron patas arriba a todos los presentes; y es que la voz de Anita, potente y desgarradora, la fuerza en los acordes y guitarra de Toño, la energía y potencia del bajo de Fer, y la garra y buena vibra de la batería de Ángel Luis supieron empastarse a la perfección, dando como resultado un directo brillante y lleno de garra.

A continuación, fue el turno de Sidonie. Canallas, vibrantes desde el momento uno, comenzaron con su introducción musical rodeando a la batería, siendo el presagio de un concierto que nos calaría muy a fondo.

Cómplices, divertidos, emotivos… la verdad es que todos los sentimientos y sensaciones habidas y por haber me brotaron esa noche, y la verdad nos engancharon, a mí y al público, desde los primeros acordes. Sin duda uno de los éxitos más aclamados fue Carreteras infinitas”, canción de su último trabajo, también hubo tiempo para interpretar sus grandes éxitos como “Por ti”,  o el “El incendio” .

Sidonie en el Festival de los Sentidos. Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

 

En la jornada siguiente, destacamos las actuaciones de Gimnástica, Elefantes y Varry Brava. Gimnástica fue una de las bandas visiblemente emocionada, el público estuvo totalmente entregado a ellos y fue palpable. Además con la lluvia y el retraso que sufrieron algunas de las actuaciones, Gimnástica comenzó a dar su show a pie de pista y en acústico, fue un momento bastante bonito y sorprendente para los presentes. Continuaron una vez que estuvo todo funcionando correctamente, sobre el escenario dándolo todo.

Para mi, sin duda, la actuación “estrella” del Festival de los Sentidos 2017 fue la de Elefantes. Jamás los había visto en directo, de hecho nunca me había planteado ir a un concierto suyo, no sé tampoco bien por qué, pero sin duda esta opinión me ha cambiado por completo. Elefantes los conocía de “toda la vida” prácticamente desde niña y es que el grupo lleva en activo desde el año 1994, eso es mucha trayectoria y cuestión de admirar.

ELEFANTES en el Festival de los Sentidos 2017. Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Emoción, esperanza, vellos de punta, lágrimas a flor de piel, fuerza, garra… Fueron todas las sensaciones que me produjeron, fue como un viaje musical, siendo los dueños de nuestros sentimientos, dueños de nuestras emociones que nos condujeron a un estado que pocos grupos consiguen hacer. Temas como “Duele” fueron los que nos desnudaron al completo, rompiendo todas nuestras barreras emocionales, floreciendo y abriendo los poros de nuestra piel.

También uno de los temas que más me gustó de Elefantes fue “Que todo el mundo sepa que te quiero”, se sintió como un grito al mundo, un grito de amor al Universo y fue hipnotizante a decir vedad.

No solamente Elefantes con su música se ganó la confianza y ser la actuación revelación/estelar del festival, sino que además supieron conectar muy bien con el público, con sus palabras, sus versos, unos espectadores entregados, atentos y agradecidos con cada una de las melodías y palabras de Shuarma y compañía.

Shuarma atendiendo a los medios. Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

“En resumen, brillantes, sin duda la actuación estrella de los sentidos.”

Tras atendernos en la zona de prensa, ser testigos  también de la entrega de Vinos de La Mancha y reponer fuerzas, llegamos justo al final del concierto de León Benavente. Dado que el cambio de horarios fue un poco caótico con la lluvia, esto nos pilló de improvisto, ya que se cambió la hora prevista de los conciertos y no llegamos a tiempo, pero no sabemos si fue breve su actuación, o que simplemente no coincidimos. Ya tendremos otra ocasión.

El festival finalizaba con la música de los Varry Brava, que tuvieron que hacer la prueba de sonido rodeados de público, esto generó un poco de confusión, ya que los espectadores los esperaban “ansiosos”. Se palpó un ambiente tenso, pitos de inconformismo de que actuarán ya y “ansia viva” como lo denomino yo.

Varry Brava en Festival de los Sentidos 2017. Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Salieron al escenario y no defraudaron. Música electrónica, bailonga y festiva para finalizar el Festival de los Sentidos por todo lo alto. Los chicos pusieron toda su alma en su actuación, y a pesar de los imprevistos (problemas de micro con Óscar a la voz) supieron poner el listón bien alto y obligar a todos los presentes a bailar como si no hubiese un mañana. La imagen y looks fueron lo más, en especial la estética de Aaron Saez (teclados) que es cuestión de admirar y que pienso fueron muy acercados con su imagen y música.

 

  • NUESTRA VALORACIÓN:

Para nosotros ha sido una de las mejores ediciones del Festival de los Sentidos, X Aniversario. Una apuesta musical muy variada, rica y de calidad. Variedad en géneros, estilos y también en edades, afianzándose como un festival para todos las generaciones. Creemos también que la zona gastronómica ha mejorado mucho, este años había una gran variedad de tapas, pintxos, catas, y cócteles con respecto a otros años, y sería genial que se mantuviese.

Otras cosas a tener en cuenta y desde aquí lanzamos este mensaje para que Festival de los Sentidos pueda seguir mejorando, es que no estaría mal poner más luz, muchas más luces por todo el festival, ya que desde las 21 horas más o menos la hora que anochecía, era prácticamente imposible vislumbrar algo. Vamos, que no se veía ni un pimiento! Queremos desde aquí hacer esta crítica constructiva y proponerlo para años posteriores, sería de agradecer y de gran ayuda para todos los presentes ;)

La imagen, fotografías y redes sociales este año han estado espectacular, informándonos en todo momento de lo que acontecía en el Festival.

¡Larga vida Sentidos!

Crónica Viñarock 2017: “Unas veces dulce y otras agridulce”

Llevo unos días dándole vueltas al titular de este artículo… Creo que me he aproximado a la sensación que me traigo y no solo por mí, si no por toda la cantidad de viñarockeros y viñarockeras que tuvieron sus momento dulces y momentos amargos durante el festival, además de por el tiempo, que ya de por sí fue bastante crudo (LLUVIA-LLUVIA-rayito de Sol-LUVIA-LLUVIA…) Si no por diversos motivos que os iremos contando del festival.

¡Un Viñarock pasado por agua!  iba ser el anterior titular, pero el tiempo me ha reposado toda mi vivencia que os voy a  contar.

Los pasados 27, 28, 29 y 30 tuvo lugar en Villarrobledo (Albacete) la XXII edición del festival ViñaRock, y un año más Kontagiarte no podía perdérselo, vivimos en primera persona todo lo que aconteció en el Festival.

Los datos oficiales recogidos nos dicen que asistieron 200.000 viñarockeros, a lo largo de toda la jornada del Festival. 6000 personas viajaron en los autobuses oficiales, 800 personas alquilaron la opción “Glamping”. El impacto económico en Villarrobledo ha sido de 17 millones de euros y este año se ha caracterizado por el “compromiso al reciclaje”. La valoración en general por parte de la organización y organismos oficiales ha sido de “positiva y complicada”, tanto por las inclemencias del tiempo (llovió sin mesura los 3 días que duró el festival) como por los excesivos y exagerados controles de la Guardia Civil, siendo ésta duramente criticada por los presentes,  a pesar de “valorar y ser conscientes de la importancia de la seguridad ciudadana”, se han excedido en los controles. “Este es un festival muy Pacífico” dijeron desde la organización y los organismos oficiales en la rueda de prensa del último día de festival. De hecho, a nosotras el primer día, recién llegadas, cámaras en mano y de camino a los conciertos nos cachearon hasta las pestañas… Me vino la canción esa de Los Delincuentes que dice “No llevamos ná…” pues eso mismo. En mi opinión, sí que creo que es necesaria la seguridad en un súper festival como Viñarock, pero también pienso que “unas veces tanto y otras TAN POCO”, ya que hemos sido testigo de los numerosos robos, tiendas rotas, saqueadas y rajadas (sí sí, a punta de navaja), robo de mochilas en los propios conciertos y en el camping con TODA la ropa para esos días, tiendas levantadas….etc, etc… que se han ido sucediendo por el festival. De hecho un amigo nuestro vio cómo se les ocurría entrar a una tienda, y conocimos a chicos que también. A nuestra pobre amiga Sandra le cortaron la mochila también dentro del propio recinto…perdió su apreciado móvil…  En fin, que… ¿seguridad? Según se mire.

¡Bueno! Voy a contaros lo bonico y genial del Viña, ¿os parece? Esto ha sido una crítica constructiva, además me limito a hechos que han sucedido allí, y los hemos contrastado, con el trabajo de campo que hemos hecho. Pues ahora comienza nuestra aventura:

Cogimos un tren destino “Villarockbledo” y en él ya se hacía patente y latente el sentimiento Viña: tiendas de campaña, neveras, botas de montaña, rastas, sillas Quechua, y un sin fin de equipamientos más. Jóvenes y no tan jóvenes con ganas de llegar, montar y disfrutar de los conciertos del primer día. Siendo conscientes de la que iba a caer (todavía no sabíamos cuando la señora lluvia iba a hacer su aparición) teníamos que aprovechar las horas “de sol” y así que recién llegadas, dejamos nuestro equipaje, y nos preparamos para adentrarnos en el Festival.

Pulseras puestas, y acreditación cogida, nos dispusimos a ver al grupo que, para nosotras, fue el más característico de esa noche. Hablo  de “Sonido Vegetal” que siendo la primera vez que los veía en directo, no me defraudó en absoluto, y de hecho motivó el sentimiento viñarockero a todo los presentes! Nos dejó con la miel en los labios, una primera toma de contacto con todo lo que viviríamos esos días y que “deseandico” estaba de que fuese viernes tarde ya.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

El viernes hicimos una selección de conciertos, ya que era imposible verlos a todos, me limité a no perderme los que tenía apuntados además de descubrir algunos que me sorprendieron gratamente!

Uno de ellos fue Ganjahr Family. ¡Me encantaron! No los conocía y flipé. Qué ritmo, qué buenas vibras y qué mejor que reggae para acompañarnos en lo que iba a ser un gran y precioso día.

Otro de nuestros imprescindibles fueron BOIKOT, que por más que pasen los años son uno de nuestros “fijos” para no perdernos su concierto. Justo esa mañana presentaron en Villarrobledo su corto “Jarama” que se llevó a cabo dentro de la programación del festival.

Ese mismo tema abrió su esperado directo además de mostrarnos su nuevo espectáculo audiovisual para sus conciertos. Hay canciones que siguen estando “vivas” y actuales por mucho que los años pasen, entre ellas destaco “Inés” “Sin tiempo para respirar” “Naita na” o su incombustible “Korsakov”.

Sigue poniéndonos los vellos de punta su “Bajo el suelo” que sonó por todo el Festival al unísono, coreada, cantada y bailada por todos los presentes.

El siguiente grupo que no nos perdimos y que teníamos mil ganas de ver en directo, además, por lo que suponía, ya que sería su despedida de los escenarios, posiblemente la última vez que los veríamos juntos en concierto.

Ellos eran Canteca de Macao, que actuaron en el escenario principal interpretando “Acuerdaté” , “No llores”, el pegadizo “Nunca es tarde”, y no podían faltar  “Así es la vida” y “Pa’l Sur”, con ésta última vimos un público especialmente emocionado.

 “Alternativa libertaria” también se cantó y coreó por todos los presentes y sin lugar a dudas, será uno de los grupo que más de menos echemos en las próximas ediciones.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Salimos corriendo al Escenario Villarrobledo a ver el regreso de Mago de Oz, y es que, a pesar de que sus miembros se han cambiado, el público estaba deseoso de verles actuar, y pudimos comprobar que no cabía ni un alfiler entre los presentes!

Sin duda hubiera sido mejor colocarlos en otro escenario mayor, y con grandes dimensiones ya que hubo muchos asistentes que no pudieron verles ya que estaba completamente colapsado ese recinto.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Tras una jornada frenética nos fuimos a reponer fuerzas para un Sábado que prometía.

Uno de nuestros favoritos y que agradecemos inmenso verlo en los Festivales, ya que es un buen amigo que hemos visto crecer desde sus inicios, tocando por salitas y locales de todo el país, es El Kanka. Acompañado por sus inconfundibles El Manin y Alvarito Ruíz, les acompañó también en esta ocasión su banda al completo y es que, no era ocasión para menos.

Fotografía by Kontagiarte (Eva MG)

Un año más El Kanka volvía sobre el mismo escenario, el Escenario Negrita. Algunos de sus temas fueron para esa tarde lluviosa “Me alegra la vista” “Pudo Pasar”, “Refunk” entre otros. Aunque cayese el diluvio universal (más tarde ellos mismos me confirmaron que lo vivieron también literalmente “empapados”) el público estaba feliz, mojado por la lluvia y cada vez que se vislumbraba entre las nubes un rayico de Sol, al ambiente era de esperanza  y alegría al ritmo de buena música.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

No faltaron “Lo mal que estoy y lo poco que me quejo” y su himno “Qué bello es vivir“, una oda a la alegría ;)

Sin duda, El Kanka y su equipo se han convertido en parte de el “alma” de los Festivales mestizos y con buen ritmo.

El Kanka retrato by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

También nos encantó anteriormente el concierto de Lágrimas de Sangre, al cual teníamos muchas ganas de ver actuar en directo por primera vez.

Llegaba el domingo tras un sábado acuoso, nosotras ya estábamos deseando comenzar la jornada con uno de los grupos revelación, Mafalda. Marcos y toda su banda irrumpieron el Escenario Villarrobledo con muchísima garra y a pesar de ser el comienzo de la tarde, acabó lleno hasta los topes. 

“Agua negra” “La llorona” o “En guerra” fueron las canciones más coreadas entre los presentes además, no desaprovecharon la oportunidad de hacer una reivindicación social desde el escenario, además de criticar el puesto de merchan del propio festival. “Atrevidos” pensé yo, pero seguro les ha servido para llamar aún más la atención de todos, por este gran descaro.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

 

Otra de las grandes citas del domingo fue Amaparanoia, que volvían a los escenarios siendo uno de los “fijos” de nuestra selección musical. Tras una temporada con Amparo Sánchez, el grupo de reunía para festejar los XX años de “El poder de Machín” (1997).

Temas como “Welcome to Tijuana” o “La Fiesta” resonaban por todo el Viñarock, además de ser bailados por todos los asistentes, y es que con Amparanoia los pies danzan solos.

Pero sin duda, “el Jefe” al que queríamos ver, lloviese, tronase o cayese el Diluvio Universal, ese era KASE.O! Que además estrenaba disco y “El Círculo” por todo lo alto. Aquí tenéis nuestra entrevista por si queréis conocerle en primera persona un poquito más ;)

Bueno sigamos, quizá la selección de escenario fue demasiado pequeño, una bestia como KASEO y más, tras su regreso a los escenarios, debe estar en un estadios o algo así. Ironías a parte, sí que vimos como mucho público se quedó sin poder verle ya que estaba todo llenísimo y muy sobresaturado. Pero a pesar de los empujones, mereció la pena verlo en primera línea y disfrutar como nunca de El Círculo.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

“Esto no Para”, “Guapo Tarde” “Mazas y Catapultas” fueron los temas más esperados y también coreados. Javier Ibarra se enfrentó como un Javato a los leones que estaban ansiosos por devorarle, probarle y rugirle al tempo con sus canciones. Un Círculo que sin duda dará mucho de qué hablar.

Tras el Boss, fuimos a ver a ASPENCAT bajo la lluvia. A pesar de esta inclemencia de el tiempo, el público se sabía al dedillo todos sus temas y todos nos dimos un buen chaparrón de “Valencià”. Sin duda es un grupo que tiene una garra y un enganche tremendo.

Fotografía by Kontagiarte (Eva MG)

Sin duda, uno de los “hits” fue “Quan caminàvem”, y es que, sin duda, han hecho de esa canción todo un himno, incluso para aquellos que no entendemos el valenciano. Esos ritmos, esos matices, todos coreados a uno bajo la lluvia fue uno de los momentos más especiales del Viña 2017.

ASPENCAT by Kontagiarte

Tras ellos, teníamos un último concierto para despedir Viñarock 2017…  Todavía nos quedaban fuerzas para vivir, con todos nuestros sentidos a punto y nuestros objetivos a FYAHBWOY. Sin duda, fue de las experiencias más bonitas de nuestra trayectoria y es que, terminamos el ViñaRock subidas desde el escenario, fotografiando al otro lado uno de los platos fuertes de la última jornada. 

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

¡No cabía ni un alfiler! Y es que FYAH es mucho FYAH… Acompañado con su banda, pero él solo hacía pequeño el escenario. 

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

Finalizamos VIÑAROCK 2017 con uno de los sabores más especiales que hay, el dulce.

A pesar de los contratiempos meteorológicos, el frío, la lluvia, el solapamiento a veces de conciertos y de cabezas de cartel que nos llevaba loca para poder llegar a todos a tiempo… tenemos una sensación muy especial de este viña. Más cercano, más intenso, y siendo una gran piña.

En esta edición, como os comentábamos al comienzo, han asistido más de 200.000 personas. Un impacto económico de más de 15 millones de euros y 1.400 puestos de trabajo para Villarrobledo. Un total de 141 bandas han actuado en el Festival. Diez escenarios a lo largo de todo el festival… Todo esto es lo que dicen los datos oficiales, que además podemos corroborarlo ya que era tangible el despliegue de medios que disponía este año el festival. En determinados conciertos bien es cierto que ni un alfiler podía caber entre el público, dícese en el concierto de Mago de OZ, KASEO (presentaba nuevo disco), con grupos míticos como Boikot, o a pesar de la tremenda lluvia la fiesta ni el público paró con La Pegatina, ni El Kanka.

Algo que ya resaltamos en nuestra Crónica del Viñarock 2016 y que nos volvemos a reiterar: “Cuatro días de convivencia entre hippies, punkis, rockeros, indies y personas sin etiquetas, que es lo que podría decirse del Festival. Un abanico de artistas y grupos bien diferentes entre sí, al igual que su música: de autor, rock, hip-hop (algunos con toques de electrónica), funky, mestiza, reggae… pero esto, esta convivencia y “mistura” brutal de estilos, géneros y personas es la riqueza del Viñarock.

Fotografía by Kontagiarte (La Nieta de Carmen)

¡Te esperamos con ganas ViñaRock 2018!

 

[Crónica de Festivales] Gazpatxo Rock 2017

Gazpatxo Rock, un festival al que los años le están sentando muy bien.”

El pasado 18 de Febrero llegábamos a la valenciana localidad de Ayora para disfrutar de un festival que, tras doce ediciones, se está convirtiendo en todo un clásico del panorama rock estatal.

Tras una fiesta de bienvenida gratuita el viernes que resultó ser un gran éxito, tocaba dar el pistoletazo de salida al festival, y los encargados fueron los valencianos Sin Propina, liderados por todo un veterano en esto del rock, el antiguo líder y vocalista de Transfer Aris. Así, a eso de las cuatro de la tarde la música empezaba a sonar. Aunque bastante gente se encontraba aún fuera bebiendo y comiendo, poco a poco el recinto iba recibiendo una decente afluencia de público atraídos por los ritmos de canciones como Tranquilidad o Esa Democracia. Durante el concierto también hubo tiempo de hacer sonar temas de Transfer como Aquella Marioneta, cosa que a algunos nostálgicos como el que está escribiendo la crónica nos trasladó a épocas pasadas.

Tras Transfer llegaba el turno de otro grupo que jugaba en casa, los valencianos Atzembla, que tienen un sonido muy característico de la música del este de la península y que nos recuerda a grupos como Obrint Pass, aunque el joven grupo valenciano ha conseguido imprimir su toque personal de una manera bastante clara. A estas alturas de la tarde, aunque seguía siendo bastante temprano en lo que a un festival respecta, la afluencia de un público más que entregado durante todo el festival iba aumentando.

Y llegaba el turno de uno de los muchos platos fuertes de festival, pasadas las seis y diez de la tarde los veteranos El Ultimo Ke Zierre comenzaban un concierto lleno de fuerza y canciones que para muchos son ya himnos. Así sonaban los acordes de canciones como Vuelta al Infierno, Insurgente, Ansiedad o Enganchados, cuyo estribillo fue coreado por un público que empezaba a ser muy numeroso en la carpa del festival. También hubo tiempo para canciones más recientes como fue el caso de Rompesuelas. Uno de los momentos más especiales del concierto se vivió con la canción Soldadito Español, que fue coreada desde las primeras filas hasta los baños (que se encontraban fuera de la carpa). Para finalizar su actuación el grupo eligió dos clásicos que nunca faltan en su repertorio; Tus Bragas y A cara de perro.

Llegados a este punto del festival llegaba el turno de un grupo joven que este año está apuntando muy alto, y no es para menos ya que impregna sus conciertos de un aire totalmente fresco y una energía que parece no tener fin; estamos hablando de Mafalda. Teníamos muchas ganas de testear el directo de los valencianos y nuestras expectativas se superaron con creces. Desde el principio se vio que jugaban en casa y mostraron una fluidez y un ritmo en el escenario de un grupo bastante maduro.

Mafalda

Así pues, se metieron al público rápidamente en el bolsillo con canciones como Agua Negra, Deconstrucción (C.S.O.), Bambam o Asumiendo todo el miedo. Más o menos a la mitad del concierto Vera cogía el micro para intentar concienciar al público y a los organizadores de la escasez de mujeres que suele haber en los carteles de los festivales, pidiendo un trato más igualitario a la hora de confeccionar estos. Tras este pequeño pero necesario discurso llegaba el turno de una de las canciones más reconocibles de los valencianos; En Guerra, con la que el público terminó de venirse arriba bailando y cantando.

Cuando parecía que el concierto estaba llegando a su fin llegó el momento de aprovechar que Desakato tocaba a continuación para presentar en directo el último tema de la banda; Nuberu, acompañados de Pepo y Pablo a las voces. Con este tema finalizó una actuación que nos dejó un gran sabor de boca y muchas ganas de volver a encontrarnos con Mafalda en otros festivales.

Como hemos dicho anteriormente llegaba el turno de Desakato, que comenzó su actuación diciendo que tenían muchas ganas de pisar tierras valencianas, y no es para menos viendo la gran acogida que tuvieron con un público que ahora si se agolpaba en la carpa del festival para disfrutar con la energía del quinteto asturiano. Comenzaron muy fuerte con Tiempo de cobardes y Animales hambrientos para seguidamente recuperar canciones tan conocidas como Octubres Rotos o Contra la pared. Tampoco faltaron temas como La Ira de los hambrientos, Héroes, Trompetes de Xerico o La hoguera. Con el público entregado y disfrutando de este gran grupo terminaron su concierto con Cada vez, Cuando salga el sol, Pánico en Frankfurt y La tormenta. Una vez más (y ya van varias) es un auténtico gustazo poder disfrutar del directo de Desakato.

Desakato

Ya eran cerca de las diez y media de la noche cuando los acordes violentos y potentes de Non Servium invadían la carpa en la que se realizaba el festival. Sonaban así canciones como Tu ira, El espíritu del oi!, Todos al suelo, Los demonios de la noche o Resurgir, canción que da nombre a su último trabajo. Con un sonido a nuestro parecer demasiado alto y un pequeño problema al inicio que hizo que la carpa se llenara de humo el grupo daba por cerrada su actuación en el Gazpatxo Rock con A.C.A.B., Madriz y un clásico en todos sus conciertos; Torpedos.

Non Servium

Llegaba la hora de Talco, el grupo italiano que llevó la fiesta al Gazpatxo Rock e hizo que el público bailase y disfrutase con temas como Il Tempo, Tarantella dell’ ultimo bandit, Danza dell’autunno rosa o St. Pauli, para cerrar su participación en el festival con La Torre.

Ya se iba acercando el final de la noche y llegaba el turno de otro de esos grupos que parece que llevan toda la vida subidos a los escenarios, llegaba el turno de Reincidentes, un grupo que ha sobrevivido a distintas generaciones y que parece que tienen cuerda para rato. Así pues, sonaron temas como Carmen, Sin Parar, Otra vez o Jartos de aguantar, para terminar con temas que son ya himnos como La Republicana o Vicio. Un buen concierto de los sevillanos en el que mezclaron temas de toda la vida con temas de sus últimos trabajos.

Reincidentes

Para ir finalizando el festival tocaba disfrutar de Aspencat antes de que se bajen de los escenarios, y parece ser que el público también lo entendía así ya que aguantó la cerca de media hora de retraso en el inicio del concierto para poder acompañar al grupo en los coros de canciones como Musica naix de la rabia o Quan Caminavem. Por último, llegaba el turno de Gomad! & Monster que pusieron al público patas arriba con su ritmos de DnB y su energía, poniendo el broche final de un Gazpatxo Rock al que los años le están sentando muy bien y del que esperamos volver a disfrutar en su próxima edición.

Aspencat

[Crónica de conciertos] Combo Calada o cómo encender al público “aunque no haya luz”

El grupo almanseño presentaba por primera vez en sociedad al segundo de sus hijos, de nombre “Aunque no haya luz” y de apellido “Alegría” con el Teatro Circo de Albacete como testigo de algo que iba a ser tan curioso como emocionante.

Y digo curioso porque es la primera sensación que tuvo el que escribe estas palabras al conocer que el lugar del concierto iba a ser un teatro lleno de butacas en las que la gente iba a estar sentada En el Hoyo, como si lo que fuera a ver fuese ópera, teatro o un truco de magia. Increíblemente, eso era exactamente lo que vimos pues el joven grupo que iba a hacer ópera con sus letras, teatro al ritmo de sonidos mestizos y sobre todo, magia.

Y digo emocionante, en referencia al sentimiento que afloró en mí al ver a la gente de pie, sobre sus cómodas butacas, bailando todos los ritmos que desde el escenario proponía Combo Calada, que de forma virtuosa hizo del defecto, la virtud.

Photo by Combo Calada

En el nuevo disco conviven en perfecto equilibrio un estilo salvaje bordado sobre puro rock, ska, reggae y ritmos latinoamericanos y unas letras en las que no se deja de protestar desde una visión optimista y alegre de la vida representadas por una voz, la de Pablo Cortés (cantante) que sin tener una voz prodigiosa, su timbre ciertamente rasgado encaja a la perfección. Todo cosido con un hilo metálico, del material de los tres instrumentos de viento que han ganado protagonismo respecto al primer disco (Para, piensa, lucha) y remendado por una percusión llena de personalidad que no daba lugar al descanso de los pies de la gran mayoría que se dejó llevar.

Combo Calada mostró en Albacete muchas habilidades, pero por encima de todo, mostró el Hambre de un grupo que va a hacer bailar a media España demostrando que la música puede ser alegre y crear conciencia al mismo tiempo. Prueba de ello: Nuestra Misión, Fronteras de Sangre o Inocencia Perdida.

La formación almanseña, como no podía ser de otra manera, intercaló entre los nuevos temas, algunos de los viejos éxitos del primer disco, como Mentiras, Conocer es Respetar o Jaleo, con la que todo el mundo se vino arriba para (casi) despedir a Combo Calada, por ahora, con el alma llena, los oídos felices, los pies algo más cansados y la conciencia cargada de una rabia optimista frente al futuro, porque Aunque no haya luz, nos volveremos a ver.